NOSOTRAS

LASTRES EN LA MANI
FOTO: Ana Carrera, Celia Freijeiro y Elena Lombao en la MANIFESTACIÓN de 8 de Marzo de 2018 por MILENA SUAREZ.

 

Mi amiga Celia habla mucho, piensa mucho, sabe mucho… discute mucho conmigo que también hablo, pienso y discuto mucho. Lo de saber depende del día y el tema.

Ella habla de visibilidad y de poner en valor.

Yo hablo de hacer, hacer, hacer y que hablen los demás.

Ella cree que yo no le doy visibilidad a lo que soy.

Yo digo que eso es perder el tiempo. Que la vida me parece más interesante así. Que esperar la aprobación de los demás ralentiza la existencia.

Ella dice que las cosas se tienen que saber, que si no los libros de historia seguirán escribiéndose sin nosotras.

Yo le digo que la obsesión por hacer historia te hace menos feliz. Que el día que integremos en nosotras lo de “Yes we can”  dejaremos de gritarlo para simplemente hacerlo.

Ella dice que es muy importante para que las niñas tengan referencias y puedan derrocar sus barreras familiares y sociales.

Ahí le tengo que dar la razón, eso sería un buen motivo para decir soy mujer y todo esto es lo que hago. Porque quiero y porque puedo.

Mi amiga Celia y yo somos dos vertientes de las miles que hay en el feminismo.

Mi amiga Celia y yo nos amamos y nos sacamos de nuestras casillas.

A veces pienso que es joven e inexperta y ella que yo soy machista

(que lo soy, está en mis genes)

Pero mi amiga Celia y yo levantamos castillos, puentes, parques, fortalezas y próximamente un jardín vertical y un teatro y una serie y un documental y muchas cosas más.

Mi amiga Celia me enseña muchas cosas cada día. De ahí que escriba esto para decir SOY MUJER, EMPRENDEDORA, VALIENTE, TALENTOSA y llevo más de 20 años trabajando mis textos, mis puestas en escena, mis dolores, mi cuerpo, mi corazón. He sido deportista de élite en un deporte MACHISTA y agresivo. Me he revelado y he sufrido mucho. Cada pequeño cambio que he conseguido en esto de la DESIGUALDAD me ha costado muchas enemistades, discusiones, boicots, agresividad… (bueno muchas cosas que ahora ya pasaron y que si queréis saber las contaré con un café).

He tenido que trabajar más de lo que me correspondía y he llorado MUCHO, MUCHO, MUCHO. Pero nada de en silencio. A grito pelado y bien a la vista. Algunos cambios conseguidos los disfrutaron las siguientes generaciones.  YO sé que, esos cambios, se consiguieron porque un día saqué pecho y me rebelé.

SOY UNA MUJER DEL FUTURO que tiene integrado que ser mujer es una pasada y que ningún hombre es más que yo por el pequeño tema del miembro colgante.

En mis últimas obsesiones está descubrir cual es el INSTINTO FEMENINO  si no lo hubieran masacrado hace trescientos mil años. Para eso debo silenciar la ira y escuchar muy profundo. La vida está reglada por la TESTOSTERONA desde hace tanto tiempo y es complicado saber cómo me gustaría hacer a mí las cosas si no me hubieran dicho, hasta en la información genética, cómo debía hacerlas.

Bien, EN ELLO ESTOY y mi amiga Celia me mira entre admirada y desconcertada. Porque lo que digo es innegable pero todavía no estamos ahí. Todavía debemos levantar la voz un poco más, hasta que el mundo se acostumbre y nos coloque en el lugar que nos corresponde.

Tengo miedo, tengo ideas, tengo tiempo, tengo ganas.

Tengo amor suficiente para hacerlo sin excluir a nadie pero la voracidad para desplumar al que me quiera encadenar de nuevo.

Mi amiga Celia, en su impetuosidad, me recuerda a una Elena que fui y que ya no soy. He luchado hasta quedarme sin voz, muchas veces. He luchado hasta quedarme SOLA, otras tantas. Pero las que luchan YA NO ESTÁN SOLAS y jamás lo estarán.

No voy a entrar en GUERRA. No voy a gritarle al mundo SOY MUJER. No voy a discutir, ni a entrar en emociones extremas con este tema. VOY a seguir escribiendo mis espectáculos emocionales y caóticos, voy a llevar a cabo las millones de ideas que tengo, voy a ayudar a que otras mujeres encuentren un lugar a mi lado y lo más importante:

Voy a levantar un gran proyecto. La SOCIEDAD CERVANTINA.

Un TEATRO, una IMPRENTA, un ESPACIO CULTURAL.

Y no porque soy MUJER sino porque PUEDO y estoy más que preparada para hacer algo extraordinario en este lugar.

Obviamente no lo voy a hacer SOLA, como la revolución en mis tiempos de juventud. Lo voy a hacer con un equipazo de seres humanos que como yo TIENEN MIEDO, IDEAS, TIEMPO Y GANAS.

En esta foto estamos tres. Os he hablado mínimamente de Celia y mucho de mí. De Ana hablaremos en otro momento, porque se merece un post entero para ella sola.

http://www.sociedadcervantina.es

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s