DOÑA MARÍA y DON MIGUEL

Todavía se hace excitante pensar que a los lados de una máquina como esta…

En este mismo lugar…

DON MIGUEL DE CERVANTES y MARÍA DE QUIÑONES  pudieran estar discutiendo largas horas sobre el acabado de la primera edición de un libro de caballería y aventuras.

“¿Un libro de caballería y aventuras? ¡Bendito sea Dios!”  Pensaría DOÑA MARÍA.

“Pero ¿Qué no entiende esta mujer?”  Pensaría DON MIGUEL.

Creemos que podrían estar discutiendo porque, CERVANTES, tenía poco dinero y muchas páginas. Así que el estrés estaba asegurado.

Corría octubre de 1604, aproximadamente.

Imaginemos un Madrid cubierto de hojas. Muchas. Más de lo que hoy podamos imaginar. Un BARRIO DE LAS LETRAS con su calle Huertas cubierta de rojos y naranjas, verdes y amarillos. Imaginemos que llovía. Algo tan antiguo como nuestra IMPRENTA. Si llovía, el suelo estaría embarrado y las botas de DON MIGUEL dejarían al entrar en el edificio de la actual CALLE ATOCHA 87 todo el suelo lleno de tierra empastada.

“Por favor, DON MIGUEL, sacuda sus botas antes de entrar.”  Diría DOÑA MARÍA respirando profundo.

“Llueve a cántaros Doña María”.  Diría DON MIGUEL tragando saliva.

“Pues sacuda, también, su JUBÓN.”  Replicaría DOÑA MARÍA cerrando el debate.

Es sabido que MARÍA DE QUIÑONES tuvo que casarse con un operario de la IMPRENTA para poder regentarla, DON JUAN DE LA CUESTA. Como mujer no tenía los poderes para adquirir material, ni firmar, ni nada. Como mujer, nada. Una nada tan antigua como el llover en nuestra capital. Así que adquirió el compromiso para poder seguir con las labores para las que estaba sobradamente preparada.

“Debo hablar con DON JUAN.”  Solicitaría DON MIGUEL.

“¿Tenorio? Porque el de La Cuesta, aún duerme. Tendrá que hablar conmigo.” Impondría DOÑA MARÍA.

En realidad, me imagino que discutían, no por una cuestión de género, sino porque los procesos creativos suelen ser muy tensos. CERVANTES tenía tres meses para sacar a la luz una novela sin precedentes… y eso… da mucho miedo. Cuando uno está en esa situación, siente en el pecho que en el futuro se dibujan dos posibilidades:

MUERTE o GLORIA.

Nunca se te ocurre que hay una tercera: PASAR DESAPERCIBIDO. Yo de esta sé mucho, aunque, no hablemos de mí, sigamos divagando sobre DON MIGUEL Y DOÑA MARÍA.

FRANCISCO DE ROBLES amigo y benefactor de DON MIGUEL le había dado unos dineros para que el magnífico trabajo del genio viese la luz.

CERVANTES podía gastarse esos dineros pero ni más ni menos. Tenía para pagar tres meses de labor de imprenta. Ni uno más, ni uno menos. Este es el motivo de la cantidad elevada de erratas en la primera edición. ni una más, ni una menos.

Lo que me lleva a creer que probablemente más que enemigos DOÑA MARÍA y DON MIGUEL se hicieron aliados.

“No se preocupe, DON MIGUEL, lo vamos a conseguir, se lo prometo. Su novela de caballeros andantes, estará a tiempo, le doy mi palabra. Pero, no llore más que se me parte el alma.”  Endulzaría DOÑA MARÍA pasando con cautela la mano por la espalda del escritor.

“No lloro, DOÑA MARÍA, es que se me ha metido algo en el ojo.”  Mentiría DON MIGUEL.

“Y le digo más…” Añadiría usando esa percepción femenina que nos caracteriza Algún día, vendrán a visitar esta imprenta, se hará famosa por haber impreso EL QUIJOTE.”

“Le agradezco mucho su apoyo. Sinceramente, lo necesito.” Diría agradecido DON MIGUEL para corregir después  “EL INGENIOSO HIDALGO DON QUIJOTE DE LA MANCHA, Doña María.”

“Es muy largo, DON MIGUEL, y la gente tiene prisa. Acabarán llamándolo EL QUIJOTE. Pero vamos, lo que usted diga.” Guardando su intuición femenina bajo el sayo.

 

Probablemente, después seguirían discutiendo. Pero ya en otros términos.

A DOÑA MARÍA, razón no le faltaba y hoy se puede ver la réplica de la imprenta en una visita guiada por DON JOSE FRANCISCO CASTRO. Que es joven y guapo pero aquí el DON y el DOÑA lo mantenemos al día en memoria de una historia que nos encanta y a la que debemos nuestra vida.

TE ESPERAMOS.

https://sociedadcervantina.es/imprenta/

 

Fdo. ELENA LOMBAO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s